Las 10 reglas de oro para una decoración de interiores perfecta
Decoración de interiores

El ambiente que crea una decoración de interiores inmediatamente influye en nuestro estado de ánimo y, si se trata de diseñar un lugar de trabajo, va a tener un impacto determinante en el rendimiento. Y, por supuesto, es la mejor tarjeta de bienvenida a la hora de recibir a invitados o cualquier visita casual.

Decora como un verdadero profesional

Estas 10 reglas de oro pueden adaptarse perfectamente a la decoración de interiores de una vivienda, de un local público o de un ambiente de trabajo, pues se basan en los fundamentos de armonía y la funcionalidad.

1. Definir el propósito de la estancia

¿Se trata de una oficina para trabajar intensamente o de una sala de estar para relajarse? Esto puede determinar los colores y texturas (cálidos o fríos) y también la distribución. Hay que tomar nota de lo que se hará en la estancia para saber los armarios, mesas, etcétera que serán necesarios.

2. Adaptarse a la realidad

Por ejemplo, si debido al propósito de la estancia nos vendría bien tener una estantería alta, pero el techo es bajo, no hay más remedio que buscar alternativas, como escoger un mueble ancho, aunque no es lo que se tenía pensado. Por eso, es muy importante medir el espacio para elegir el mobiliario. Esto incluye la utilización de colores claros en lugares pequeños y más oscuros en espacios grandes, para adaptar ópticamente el espacio.

3. La proporción de los muebles y el espacio

Del apartado anterior se deduce que no se pueden utilizar muebles grandes en espacios pequeños y viceversa. Esto puede implicar cambiar el mobiliario si se efectúa una mudanza. Por muy bonitos que sean los muebles, si el tamaño disponible es notablemente más grande o pequeño que el anterior, resultará totalmente discordante.

4. Tener al menos 2 puntos de luz

Es la mejor manera de asegurar la cantidad correcta de luz y la visibilidad. Si solo se tiene una ventana y se trata de un comedor, se puede colocar una pequeña fuente de luz a un lado, como un candelabro o una lámpara de pie, para evitar la penumbra. En el lugar de trabajo o un local, hay que procurar concentrar las fuentes de luz en el lado contrario de las ventanas.

Además, optar por bombillas difusoras de luz siempre es una buena idea para conseguir una iluminación uniforme.

5. Ocultar los cables

Es algo muy sencillo, pero la estancia inmediatamente se verá más ordenada y armónica. Los cables que suelen dar mayores problemas en el hogar son los del televisor. En las oficinas, suelen ser los de los equipos informáticos. Para evitarlo, merece la pena invertir en un rack o gabinete con compartimentos cerrados.

6. Elegir una buena base

La base de todo será el suelo. Como es lo más difícil de cambiar, adaptaremos el resto del ambiente a la naturaleza y el color del mismo. El color de las paredes, el estilo del mobiliario, los colores de los muebles e, incluso, el color de las cortinas y los accesorios. Recomendamos elegir uno neutro y sencillo. Actualmente, están de moda los de apariencia natural, que pueden ser también de imitación.

7. Añadir algún elemento orgánico

No importa que se trate del hogar o el lugar de trabajo. Está demostrado que elementos como las plantas o imágenes de animales influyen positivamente en el ánimo y la motivación. Las plantas son muy adecuadas en decoraciones minimalistas y, además, purificarán y oxigenarán el aire.

8. Evitar colocar demasiados objetos en la pared

En generaciones anteriores, estaba de moda poner todos los adornos y cuadros en las paredes que fuera posible. Pero, con la experiencia, nos hemos dado cuenta de que, si estamos mucho tiempo en un lugar tan sobrecargado, nos puede poner nerviosos. Además, tener menos objetos a la vista (especialmente en la pared) aligerará el ambiente y hará parecer el lugar más luminoso. En general, estaremos aportando serenidad y mejorando la concentración de quienes estén en el lugar.

9. Evitar el desorden

El motivo es el similar al anterior. Demasiados objetos a la vista y, concretamente, en desorden, puede generar estrés. Si no tenemos tiempo de estar ordenando y recogiendo las cosas constantemente, facilitemos esta tarea poniendo estanterías o armarios donde podamos guardar rápidamente los objetos cerca. También se pueden tener cestas de almacenaje y similares.

10. Colocar algún elemento personal

Por mucho que cumplamos las nueve reglas anteriores, si no expresamos la personalidad y la finalidad del lugar en su decoración, no estará completo. Es una excelente idea, por ejemplo, tener el logotipo corporativo impreso en la pared si se trata de una oficina. En el hogar, una foto o cuadro que nos represente o un recuerdo de un viaje puede marcar la diferencia.

Cuenta con una empresa de referencia en el sector para decoración de interiores

¿Tienes dudas sobre la decoración de interiores de tu hogar o lugar de trabajo? En nuestro estudio de arquitectura contamos con más de 20 años de experiencia y podemos aconsejar sobre la decoración de cualquier interior. ¡Contáctanos!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.